Menu

0

€0.00

¿Cómo conseguimos que su llanta vuelva a estar como nueva?

Nuestro proceso de reparación une innovación con tradición, artesanía y tecnología se juntan para conseguir devolver a su estado original sus llantas. Siempre garantizando la integridad estructural de la misma, la seguridad para nosotros es un compromiso y responsabilidad con cada uno de nuestros clientes, es por ello que siempre asesoramos cual es la mejor opción de reparación.

El primer paso: Comprobación de los daños.

Realizamos un examen exhaustivo de su llanta para determinar si existen algún daño oculto y poder garantizar un buen funcionamiento y un rendimiento optimo en el vehículo. En muchas ocasiones las llantas de aleación pueden presentar un buen estado visual, pero en el vehículo notamos una vibración en la dirección o vamos a cambiar los neumáticos y nuestro mecánico de confianza nos informa de una irregularidad en el giro de la llanta o simplemente notamos que cada cierto tiempo nos perdemos presión en los neumáticos y no es debido a los neumático. Estos casos entre otros son los más comunes que pueden indicar un leve defecto en vuestras llantas.

Con nuestro diagnostico nos aseguramos de encontrar el daño y así podemos determinar la mejor manera para corregirlo.

El segundo paso: El decapado por ultrasonido.

Utilizamos los últimos avances tecnológicos para garantizar no solo la limpieza de sus llantas si no la total retirada de la pintura anterior, dejando expuesto el material del que está fabricada. Por qué este método, porque gracias a dicho avance nos permite dejar expuesto el metal original de la llanta sin necesidad de causar ninguna agresión sobre la superficie del mismo y poder evitar cualquier marca no deseada.

El tercer paso: La reparación.

Aquí unimos tecnología y tradición para devolver a su estado y forma original la llanta, desdoblamientos, correcciones, rectificaciones de desvíos en los radios, inyecciones de aluminio, reconstrucciones, tratamientos anti oxido, restauraciones y personalizaciones son el día a día de nuestra pasión, no solo las maquinas realizan las tareas si no que nuestras manos entran en contacto con el metal durante el proceso y así asegurar que una parte de nosotros se queda impregnada en cada llanta.

El cuarto paso: Pintado.

Para hacer algo tan bueno como un fabricante has de utilizar el mismo método, es por ello que nosotros pintamos en polvo, imprimación, pintura y barniz todas y cada una cocida al horno en altas temperaturas, es el método que garantiza una dureza y durabilidad de fábrica.
Además en este proceso no sólo se trata de pintar bien y al gusto del cliente, si no preparar debidamente cada una de las llantas para dicho proceso, asegurándose una homogeneidad en la superficie, además de una correcta reparación de los daños estéticos y estructurales de la misma. Para que una vez pintada sea como el primer día que se desempaqueto de su embalaje.

El quinto paso: Control de calidad.

Nuestro compromiso es tal que cada una de nuestras secciones tiene su propio protocolo de calidad, además de en la parte final del proceso se realizan una serie de verificaciones con la finalidad de poder decir haber cumplido con nuestro trabajo. Es por ello, que todas y cada una de las llantas que reparamos, se verifican tanto visualmente, como estructuralmente, realizando pruebas de rodamiento, análisis de dureza y calidad de la pintura, entre otras pruebas para poder asegurar tu seguridad y el cumplimiento de tus expectativas.

El sexto paso: Servicio de Neumáticos.

Para poder ampliar nuestros servicios y poder ofrecer una oferta integral, disponemos de una sección para el desmontaje, montaje y equilibrado de neumáticos, además de de haberse convertido en una de las sección clave para el correcto asesoramiento de nuestros clientes, pues no siempre el daño se encuentra en la llanta, un neumático defectuoso puede ser tan culpable del mal funcionamiento del vehículo como una llanta dañada. Es por ello que siempre te comentaremos si tus neumáticos están en buen estado.